La educación empieza desde el nacimiento del niño

Educar el potencial humano es un reto al que debemos encarar desde el principio si queremos tener éxito. La escuela debe llegar a ser el lugar donde el niño pueda vivir en su plena libertad. La genuina aula Montessori está dispuesta funcionalmente para el niño, permitiéndole trabajar, moverse y desarrollarse con libertad.

El ambiente está ideado para excluir distracciones y ofrecer oportunidades para el trabajo constructivo. Los colegios Montessori  tienen “un ambiente preparado» donde todo está proporcionado a la talla del niño. Si el niño se mueve sin una “finalidad inteligente» le falta la guía y el movimiento le cansa.

Sigue nuestro proyecto en redes sociales